La crisis del coronavirus ha obligado a la Archidiócesis de Mérida-Badajoz a suspender la celebración de los desfiles procesionales de Semana Santa en la provincia de Badajoz, salvo que las circunstancias lo permitan llegado el momento.

En un comunicado firmado por el vicario general, Mateo Blanco, se anuncian otras medidas como el cierre de las oficinas del Arzobispado y Casa de la Iglesia hasta el 26 de marzo, la suspensión de las catequesis presenciales hasta después de Semana Santa y la cancelación de todas las celebraciones comunitarias de la penitencia y reuniones parroquiales.

Las medidas, además, establecen que los fieles cristianos de la archidiócesis están dispensados del precepto de participar en la Eucaristía dominical, que no se suspenden. pero restringe la ocupación de los templos a un tercio del aforo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here